En blanco

Narcotizantes clamorosos en una tarde de tormenta de nieve.
Agujero circular en uña del pie para pescar al estilo del Polo Norte. Intentar convertir la plataforma blanca en un queso gruyere blanco y negro.
Desviaciones típicas de pescadora imprudente, vuelta a medir con escuadra y cartabón, intentando localizar el tesoro que alberga el hielo.
Patada voladora congelada en el segundo tirabuzón.
Horizonte blanco infinito. Angustia blanca. Libertad blanca, infierno blanco pagado en negro.
Picar hielo pensando en Sharon Stone, oler la nada, encontrar nada, temer la nada y a nada.
Ver las películas de las sábanas blancas en noches en blanco.
Escuchar un machete rasgar nada, con sonido a bala blanca, antes de encender una bengala cuya fumata blanca señale dónde no estuve; y que se consuma nadando en la nada.
Mientras palidezco con cada boca-nada, quedándome en blanco, con ese miedo al papel en blanco y a que no pase nada, y anhelando un anzuelo más largo, una noche más corta y un blanco nuclear de siete colores.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La despedida de los Kelabit y Bario Asal Longhouse

1AB56E17-7CDB-4462-A6A6-CFB0B9C8C97E

Éste va a ser mi último post sobre Malasia, finalizando con las Kelabit Highlands y cerrando con mis amigas Jane y Supang.

Mis días allí habían sido estupendos: nunca pude estar lo suficientemente agradecida a aquellos desconocidos que me llevaron del aeropuerto a la longhouse en su coche el primer día, ya que había sido el lugar perfecto para estar. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los trekkings desde Bario

69BFD9FA-249F-4E7F-B82F-445E21A60143Desde Bario se pueden hacer varios trekkings, y yo quería. Costó bastante organizarlo. Lo que había leído en otros blogs no era la realidad: Bario está muy lejos de estar bien organizado para turistas. No abundan los guías. De hecho, solo  sabíamos de uno, y costó mucho encontrarlo. Los Kelabit se comunicaban con walkie talkies (ya os comenté la ausencia de teléfono) y Bulan había hecho un llamado a un tal Jason (si no recuerdo mal su nombre) pero había costado Dios y ayuda dar con él, y que se presentase cuando se tenía que presentar. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Tu echarpe

Tu sonrisa esbozaba forma de Arco del Triunfo la primera vez que te vi.

Te sacaste del fuego una castaña pilonga, exprimiste su néctar y, extendiéndome la copa, dijiste: “La ambrosía está sobrevalorada”.
Los cimientos de chocolate de tu casa de papel se habían derretido hacía tiempo. Y la rama por la que andabas flotaba río abajo, sin remedio.
Pensabas tener alas de jilguero en un gallinero de avispas. Pero la Victoria de Samotracia no usa sus alas para jugar al póker con Mona Lisa, ni sin cabeza le adivina la jugada por sus gestos. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Kelabit Highlands: primeros días en Bario

8F165016-7DEC-41F8-9B8D-78CC4507457F

Seguramente habéis perdido el hilo, ¿verdad? (¡hace mucho que os dejé con la intriga de qué pasó conmigo en las Kelabit Highlands!). Así que os recomiendo que os releáis el post anterior (en lugar de mí escribiendo un “en capítulos anteriores”…) para poder continuar con la historia…

El caso es que allí estaba yo, en Bario, durmiendo en casa de Supang y alimentándome en casa de su prima Bulan; todos estos espacios, separados por un inmenso corredor de la misma longhouse, que ya os he explicado de qué tipo de construcción se trata. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Kelabit Highlands: de los Kelabit y mi llegada

103A34AE-7BEF-478B-B178-FE240FB6A11A

Y aquí llegamos a mi última parada en Malasia, y Borneo. Y, tal como me pasó en Vietnam, el final fue la guinda del pastel. Escribo esto, que va a ser fraccionado, con una sensación física de amor al recordar aquellos días; con un sentimiento de añoranza, de gratitud, de sentimiento de pertenencia y de ganas de volver allí… a las Kelabit Highlands.

Para llegar a este lugar, lo mejor es volar (única manera, prácticamente, a menos que se quiera ir once horas por caminos supongo sin asfaltar, desde Miri y con alguien local que sepa por dónde hay que ir). Desde Miri salen aviones para un total de quince personas un par de veces a la semana, así que conviene reservar con antelación ida y vuelta, porque… en Bario, la capital de la región, no hay internet. Ni teléfono. Yo había leído ya cosas sobre este remoto lugar, como que es un sitio para desconectar (por razones obvias), donde la hospitalidad de los Kelabit es la mejor virtud de la zona. Por eso me atrajo tanto. Quizá porque, de no tener tiempo suficiente, la gente no llega hasta aquí en sus vacaciones. A todo esto, os preguntaréis quiénes son los Kelabit, con ese nombre casi de pueblo de El Señor de los Anillos… Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

De cuando fui a Brunei e hice el Ramadán

29A6DFCD-8CF5-454F-BBE4-E65400D8BF26

Philipp y yo habíamos tomado aviones distintos; él hacia Europa, y yo hacia Kota Kinabalu de nuevo, pero solo de paso. Estábamos en pleno Ramadán y volví al hostel donde habíamos estado días atrás a recuperar un pantalón y una camiseta que me había dejado olvidados. El tipo me los había guardado: un chaval encantador que estaba allí trabajando para pagarse sus estudios, como un campeón, viviendo con su hermano. Mi intención al volver a Kota Kinabalu no era revisitar la ciudad, sino tomar un autobús para llegar hasta Brunei. Y os preguntaréis por qué, y qué interés tenía yo en poner un pie en dicho Estado, que no es precisamente un destino para mochileros…

Pues bien, para empezar, Brunei es un lugar particular: uno de los países más ricos del planeta, en medio del Tercer Mundo, gracias al petróleo. Podéis leer información general aquí. Me causaba curiosidad estar en un lugar tan estricto (por favor, echadle un vistazo a este artículo de cosas prohibidas en Brunei: hasta la Navidad). Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

Bako: diversidad y proboscis

BB01E779-BC66-472B-AA65-5409773CF5BF

No nos habíamos hartado todavía de ver bichos y parques naturales, y éste iba a ser el último que Philipp visitaría antes de volverse a Europa: el Parque Nacional de Bako, aún estando en Sarawak, el Borneo malayo (para situar al lector, una vez más).

La información estándar que os puedo dar es que es el parque más antiguo establecido de Sarawak, situado en la punta de la península de Muara Tebas; 2742 hectáreas llenas de biodiversidad ya que, aun siendo uno de los parques más pequeños del estado, cuenta con casi todos los tipos de vegetación de Borneo: 25 tipos, allí mismito. Pero no sólo hablamos de flora: la fauna es famosa en este lugar, porque allí viven aproximadamente 150 proboscis (monos con nariz larga que casi parece un pene), que son las estrellas absolutas del parque. También hay langures plateados, macacos, jabalíes, ciervos ratones, cocodrilos o serpientes, entre otros. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las longhouses de Sarawak

740FEB67-6440-4247-9A9F-639E651E8FDE

Para adentrarse en Borneo y conocer mejor a grupos étnicos como los Iban, y sus longhouses, suele hacerse un largo viaje en barco. Estuve dudando de si hacerlo, pero no sabía muy bien cómo organizarlo y además me parecía que, sin conocer a nadie, no iba a ser muy auténtico, así que, para hacer de turistas, decidimos ir a las longhouses más cercanas. Eran del grupo de los Bidayuh. Fifí nos había dicho que, visto el Sarawak Cultural Village, ya era suficiente, pero aún así nos acercamos a un pueblo muy turístico… y a otro menos turístico. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Seduku y Ritchie, orangutanes de Semenggoh

3F88E2CA-A2E3-4FBE-A01E-B4954AB8787C

Entraba el día cuando nos dirigíamos raudos y veloces a la reserva natural de Semenggoh… ¡para ver orangutanes! Este lugar ha servido desde hace más de veinte años para acoger a orangutanes huérfanos o que habían sido capturados, y enseñarles a vivir en libertad. Ahora, estos animalejos campan a sus anchas por el bosque, pero se acercan al Centro de vez en cuando para tomarse un aperitivito gratis. Esto quiere decir que, como turista, es posible que los veas o no, dependiendo del hambre que tengan o de lo aburridos que estén. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario